LINKS DIVERSOS AUDITORIOS DE ESPAÑA
LINKS AUDITORIOS EXTRANJEROS
MUSEOS Y FUNDACIONES Y SALAS EXPOSICIONES
OTROS LINKS DE EVENTOS, PUBLICACIONES Y NOTICIAS
SOCIEDADES ACUSTICAS
PERSONAS ILUSTRES EN EL CAMPO DE LA ACUSTICA








 

La sustancia de lo efímero: historia de un campanario que pudo ser y no fué, por Higini Arau

A continuación les invitamos a conocer la historia de un campanario que pudo haber sido y no fue. 
Todos sabemos que el  campanario tradicional se compone de una torre de cubierta opaca con grandes ventanales abiertos hacia el exterior por los cuatro costados. La caja acústica del campanario produce un efecto de resonancia sonora que refuerza el sonido de las campanas hacia el exterior. En la Catedral de la Seu d'Urgell  (1) bien hubo un campanario añadido sobre una de las torres antes del 1918, pero el Arquitecto Josep Puig i Cadafalch en su reforma de la Catedral lo anuló para recuperar el diseño del edificio original y su simetría (2). En la restauración efectuada dejó las campanas sobre el terrado de la torre de Sant Just de modo que  el muro de la baranda las tapaba y de este modo el Arquitecto restaurador consiguió el perfil original de las torres. Este es un aspecto muy importante para cualquier nueva restauración a respetar porque está protegido por el Patrimonio Cultural y  Arquitectónico.
Pero este hecho provocó que al tocar las campanas,  el sonido rebotara sobre el suelo y todo el efecto de la resonancia sonora se perdía hacia el cielo, y a la población de la Seu d'Urgell no les llegaba el repicar de las campanas. Un buen día cercano al 1989 el Obispo de la Seu d'Urgell i co-Príncipe d'Andorra, Dr. Martí Alanis le dijo a su Arquitecto Conservador Lluis Mª Vidal i Arderiu, estoy muy preocupado porque el repicar de las campanas, decía si no las oigo ni yo que vivo a 26 m, mucho menos lo deben oir mis feligreses.
A partir de este momento el Arquitecto, que en paz descanse, se puso en marcha y se puso en contacto conmigo por intercesión de un amigo común. El primer día de visita me explicó la problemática que antes he narrado y estudiamos distintas posibilidades que violaban por desgracia las condiciones básicas del Patrimonio Arquitectónico y Cultural. Le dije me voy a mi despacho y pensaré si hay alguna solución, y si se me ocurre alguna te telefoneo. Pasaron un día o dos le llamé y nos vimos. La posibilidad que le indiqué fue la de crear un campanario efímero, de alas que se abrieran para emitir el sonido de las campanas y se cerraran después, para así cumplir el principio tan austero del Patrimonio. Las alas que le planteé se abrirían sólo para proyectar el sonido hacia áreas vecinas. La idea le gustó y la expuso a las Autoridades Eclesiásticas. Obtenido el permiso empezamos ha desarrollar el proyecto.
En aquella época la informática estaba naciendo (ms-dos) y utilizamos un sistema que habíamos desarrollado para estudiar algunas reflexiones anómalas, que el modelo de escala reducida de l'Auditori realizado por Mike Barron,
http://en.wikipedia.org/wiki/Rayleigh_Medal, había detectado. Vimos que el método utilizado por Barron no nos  permitía conocer qué paredes se hallaban implicadas en el fenómeno de las reflexiones anómalas, por eso necesitábamos desarrollar nuestro sistema de crear reflexiones.
Aplicado nuestro sistema de crear reflexiones a nuestras alas de la Catedral, empezamos a dar forma espacial a las mismas con objeto de proyectar el sonido hacia el exterior. Empezamos a definir todos los materiales del suelo del terrado, los muros de la baranda perimetral, etc. Como las alas pesaban mucho pues tenían que soportar todo tipo de inclemencias. Sé que el arquitecto estructurista que participó fue D.Fructuós Mañá. Otros buenos colaboradores Arquitectos que trabajaron en el proyecto fueron Josep Mª Forcada y Joan Surís.
Mi amigo Lluis Mª, de vez en cuando, me llamaba para hablarme de sus preocupaciones sobre este tema.
Frecuentemente me decía: El clero está asustado,tema que no salga bien y que el costo de la obra es muy caro (creo que me dijo aproximadamente de 240 000 €, entonces sobre 40 millones de pts). Yo le contestaba: Siento no poderte enseñar otro caso igual mío ni de otro, en ningún lugar del mundo. Te puedo enseñar auditorios u otros trabajos pero de campanarios no. Lo que sí puedo decirte que estoy aplicando toda mi ciencia o todo el estado del arte que conozco y espero que todo vaya bien. Pero a los curas puedes decidles de mi parte, que tengan fe con lo que he propuesto, que de fe si entienden.
La obra de las campanas invisibles, se acabó de manera muy brillante, se inauguró creo a fines del 1990. Las alas se mueven informatizadas y se abren hacia arriba y abajo con pistones, como alas del gran pájaro, que decía el personal del Ayuntamiento; o  alas de la resonancia, como decía el clero. Creo que físicamente la definición del clero era más apropiada. En la imagen, podemos ver en la izquierda parte superior la torre Sant Justo sin alas, y en parte superior derecha  y en inferior izquierda vemos las alas desplegándose, y en la parte inferior derecha vemos la alas totalmente abiertas. Entonces las campanas tocan y después las alas se cierran. Me dijo Lluis que oyen el repicar de las campanas hasta la población de Alás que está a 5 km de la Seu d'Urgell. Lo hermoso de esta obra es la grandeza y elegancia de lo efímero, que supo imprimir mi amigo el Arquitecto Llius Mª Vidal i Arderiu.

(1) Corta historia de la Catedral
La primitiva iglesia fue destruida por un ataque sarraceno, se cree que en 793. En tiempos de Carlomagno se ordenó la construcción de un nuevo templo que fue consagrado en 893 por el obispo Sisebut. El acto de consagración contó con la presencia del conde Sunifredo I. Los restos del antiguo templo se convirtieron en una fortaleza. El obispo Ermengol (1010-1035) fue el encargado de reformar por completo la catedral en estilo románico.
Las obras del edificio actual se iniciaron bajo el obispado de Ot (1116-1122). La obra quedó interrumpida debido a los continuos enfrentamientos entre el clero y los condes de Foix. En 1175 se encargó a un maestro de obras, Ramón Llambard, que continuara con las obras. Llambard se comprometió mediante contrato a completar la bóveda en un plazo máximo de siete años. El compromiso incluía también la finalización del cimborrio y rematar la altura de los campanarios, añadiendo una hilera de piedras que los elevaran por encima de la bóveda. Llambard colaboró también en la construcción de la Basílica de San Miguel de Pavía.
En 1195, la ciudad de la Seo sufrió un asedio por parte de Arnau de Castellbó y Ramón Roger de Foix. La catedral se convirtió en la defensa de la ciudad debido a sus características que la convierten casi en fortaleza. Seo de Urgel fue liberada después de que el clero abonara un rescate de 30.000 sueldos lo que provocó una crisis en las arcas clericales. Por ello, las obras del templo quedaron paralizadas a finales del siglo XII y jamás fueron retomadas por lo que el templo quedó inacabado. Sólo se continuaron las obras del claustro.
El templo ha tenido varias restauraciones en el siglo XX. La primera la inició Josep Puig i Cadafalch en 1918. Entre 1955 y 1974 la iglesia fue restaurada de nuevo. Durante estas obras, las partes del templo que estaban inacabadas se revistieron con piedra. Además, se eliminaron algunas de las parte añadidas para conseguir recuperar el aspecto externo del templo original. Se recuperó también parte de la fachada y se reformó el interior que había quedado un tanto desfigurado por la cubierta de yeso que se le aplicó en el siglo XVIII.
(1) Corta historia de la catedral.Wilkipedia.
(2) Llibre: Lluis Mª Vidal i Arderiu
Edicions: Inventari d'Arquitectura
Col.legi d'Arquitectes.
AGRADECIMIENTOS: Doy mi agradecimiento a los Arquitectos Ana Vidal y Oriol Solanes, ,hijos del Arquitecto Principal, por su ayuda en mandarme documentacón fotográfica del caso.
www.vidalisolanes.cat,
Por otro lado mi agradecimiento al Arquitecto Ramón Mª Puig, quien tambien me ha ofrecido importante ayuda , documentación del caso y sobretodo su muy apreciada supervisión.